Médico de Mayo Clinic estudia aplicación de medicina regenerativa para aliviar dolor de cuello y espalda

JACKSONVILLE, Florida: Mayo Clinic estudia la medicina regenerativa como una posible solución a largo plazo para la enfermedad degenerativa de los discos, que ha evadido a la ciencia médica durante años. En todo el mundo, millones de personas sufren dolor crónico del cuello y la espalda, el cual suele aparecer debido al desgaste natural de la columna vertebral con el paso de los años. Los tratamientos actuales solamente brindan alivio temporal a este trastorno frecuente y para los investigadores, ha sido difícil encontrar una cura.  

El Dr. Wenchun Qu, fisiatra de Mayo Clinic en Jacksonville (Florida), especialista en dolor y director de medicina regenerativa para el dolor en el Centro de Medicina Regenerativa de Mayo Clinic, plantea la hipótesis de que la respuesta terapéutica a las incógnitas de la enfermedad degenerativa de los discos se esconde entre las células madre mesenquimales, las cuales han sido ampliamente estudiadas y han demostrado ser seguras para los humanos.

«Mi estudio en modelos preclínicos mostró que las células madre mesenquimales son muy eficaces para tratar la afección degenerativa de los discos en animales. En colaboración con algunos patrocinadores de la industria, se prosiguió a probar las células madre mesenquimales en ensayos clínicos grandes de fase tres y actualmente se esperan los resultados. Ahora, estamos desarrollando la siguiente generación de células madre mesenquimales, las cuales parecen ser más poderosas para tratar la enfermedad degenerativa de los discos», dice el Dr. Qu. 

El Centro para Medicina Regenerativa en Mayo Clinic apoya aquellos estudios que permiten avanzar dentro de la práctica médica a la nueva bioterapéutica regenerativa para tratar las necesidades desatendidas de los pacientes. El Connor Group Kids and Community Partners también sustentó el estudio del Dr. Qu.

Los discos intervertebrales son como almohadillas maleables, hechas de colágeno y proteína, que sirven como amortiguador entre los huesos y las vértebras. Brindan flexibilidad a la columna vertebral, pero a medida que la gente envejece, los discos se rompen y provocan una inflamación que reduce las moléculas de agua. El paso del tiempo deteriora aún más esa pérdida de agua y lleva a la destrucción del disco.  

Las personas con enfermedad degenerativa de los discos pueden sentir dolor agudo y rigidez, además de tener problemas con la movilidad. Todo esto puede llevar a dificultades en la calidad de vida, como trabajo perdido, menos funcionalidad y restricciones en la actividad que pueden afectar a toda la familia.

Debido a que los discos intervertebrales no tienen provisión sanguínea, tampoco pueden sanar ni regenerarse. Para aliviar los síntomas dolorosos del deterioro de la columna vertebral, se ha intentado muchos tratamientos, entre ellos, inyecciones intradiscales para controlar la inflamación y terapia electrotérmica que descarga impulsos eléctricos para aplacar a los nervios que transmiten las señales de dolor.

«A medida que transcurre el tiempo, los datos sobre el seguimiento de los pacientes muestran que estos tratamientos no superan al placebo y, por ello, se los ha dejado de lado», explica el Dr. Qu. Cuando otros tratamientos fracasan, los pacientes suelen optar por una intervención quirúrgica para fusionar los huesos en el sitio donde falló el disco intervertebral, pero existe la posibilidad de que la cirugía para fusionar la columna vertebral no logre aliviar el dolor a largo plazo.

La hipótesis del Dr. Qu es que las células madre mesenquimales pueden brindar una nueva alternativa para reducir la inflamación, aliviar el dolor y restablecer los discos en la columna vertebral. Este médico aplica sus estudios en el servicio de medicina regenerativa que él empezó en Mayo Clinic de Rochester (Minnesota) y que también trasladó a Mayo Clinic de Florida.

«Creemos que las células madre mesenquimales disminuyen la pérdida de moléculas de agua en los discos lesionados de la columna vertebral porque controlan el proceso inflamatorio en el disco. Cuando hay menos inflamación, también debe haber menos dolor. Las células madre mesenquimales aportan factores de crecimiento y regeneración tisular que estimulan la producción de células sanas en el disco», afirma el Dr. Qu.

A través de su trabajo en el Departamento para Medicina del Dolor en Mayo Clinic de Florida, el Dr. Qu ofrece dos alternativas regenerativas a los pacientes con dolor de la espalda y del cuello. El concentrado del aspirado de médula ósea (BMAC, por sus siglas en inglés) es un procedimiento mediante el cual se obtienen células madre con factores de crecimiento de la propia médula ósea del paciente para inyectarlas en las articulaciones afectadas. El segundo procedimiento consiste en inyectar plasma rico en plaquetas (PRP, por sus siglas en inglés) en las articulaciones afectadas, después de centrifugar las propias células sanguíneas del paciente. A veces, se combinan ambos procedimientos y primero se inyecta el concentrado del aspirado de la médula ósea, seguido por el plasma rico en plaquetas. En ciertos casos, se inyecta un refuerzo de plasma rico en plaquetas unos meses después.

«Los resultados que vemos en los pacientes con enfermedad degenerativa de los discos son esperanzadores, en lo referente al alivio del dolor y a la ganancia funcional. En nuestra experiencia, no hemos visto efectos secundarios de importancia y continuamos haciendo un seguimiento del dolor y de la respuesta funcional de los pacientes a estos procedimientos», dice el Dr. Qu.

Los procedimientos se llevan a cabo según las pautas de seguridad de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y, además, se controla estrechamente a los pacientes. Debido a que la FDA considera que el concentrado del aspirado de la médula ósea y el plasma rico en plaquetas son experimentales, los seguros de salud generalmente no cubren el costo.

El Dr. Qu menciona que es necesario investigar más para confirmar sus hipótesis y crear una base de datos con las respuestas a las terapias celulares en la enfermedad degenerativa de los discos. 

El Dr. Qu dirige otros estudios de medicina regenerativa a fin de investigar la seguridad, la factibilidad y la eficacia de usar las células madre mesenquimales procedentes de la médula ósea para tratar la osteoartritis de la columna vertebral. Este estudio se financió gracias a un subsidio del Fondo Louis V Gerstern Jr. en Vanguard Charitable y a la generosa filantropía de Jeff y Mary Werbalowsky.

La FDA autorizó el estudio del Dr. Qu, como un nuevo fármaco experimental. Realizar todas las pruebas puede llevar unos años y la FDA debe decidir autorizar su uso en la atención médica diaria de los pacientes.

###

Información sobre Mayo Clinic

Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic. Si desea información sobre la COVID-19, incluida la herramienta de Mayo Clinic para rastrear al coronavirus en el mapa y ver el pronóstico de la enfermedad en los siguientes 14 días, visite el Centro de recursos para la COVID-19 en Mayo Clinic.

Señores periodistas: El Dr. Qu está disponible para entrevistas en inglés y mandarín.